Un niño salvado por la música

Recuerdo las canciones que me cantaban cuando era bebé y como me tranquilizaban. Cuando era niño, sufría de un comportamiento hiperactivo lo cual me hacía especialmente irritante y molesto para las demás personas, a los 4 años entre a mi primer orquesta infantil, donde llegué a ser primer xilófono ahí descubrí que tenía talento. Podía pasar horas analizando y viendo a los músicos tocar en una fiesta, esto era raro en mí porque había pocas cosas que me tranquilizaran, mi hiperactividad y el divorcio de mis padres eran temas que me hacían las cosas muy difíciles, los médicos sugerían que se me dieran medicamentos psiquiátricos para calmarme, pero gracias a la música y al amor de mis padres, nunca fueron necesarios.

Uno de mis primeros “juguetes” fue un teclado aprendí solo el como formar melodías y como acompañarlas con ritmos y acordes, podía pasar la mitad del día creando música, pensaba “esto me llena y me hace feliz” podía crear historias y lugares en mi mente, ahí decidí que sería músico ya que mi plan de vida siempre ha sido ser feliz.

Siendo tan solo un niño la música comenzó a regalarme experiencias y logros que al paso del tiempo han sido cada vez mejores, sin darme cuenta de que en realidad gracias a ella me desarrollaría en aspectos tanto académicos como profesionales. Así es como este niño aprendió a utilizar una herramienta tan poderosa a su favor.

Nunca fui un estudiante ejemplar, salvo en las materias artísticas y es que solía distraerme mucho, pero es un hecho que la música lograba enfocarme en lo que tenía que estudiar y siempre mejoraba mi rendimiento, al estudiar escuchando música o estudiando algún instrumento, mejoré notablemente mis calificaciones, por lo que sugiero que todas las personas deben tener una formación musical paralela a sus estudios, esto mejoraría su motricidad, su rendimiento en actividades comunes así como en su capacidad cognitiva y su razonamiento.

La música me ha regalado a mis mejores amigos así como mis mejores momentos y ser disciplinado en ella me ha permitido tocar con personas importantes y en lugares importantes. Ahora como productor musical me siento pleno capaz de traducir los sueños de las personas a la partitura, crear y transmitir atmósferas, ambientes, historias y situaciones a travez de mi instrumento y haciendo arreglos impresos en las grabaciones, me doy cuenta cuan agradecido estoy con ella, ahora es mi modo de vida y lo que me da cada día es la satisfacción más grande y también el pan que hay en mi mesa.

No cabe duda de que el arte y el amor son los pilares que debe tener todo ser humano para lograr su plenitud y felicidad.

Ama, baila, canta y se feliz porque de esa manera podrás ser tu mismo, disfruta y vive al máximo cada día y expresa tus ideas libre y sanamente.

Esta fué la historia de como la música salvó a este niño y ha sido un soporte fundamental en su vida.

Así como este niño tu vida puede ser cambiada por la música.

-Juan Jesús Martínez D.

1 comment

  1. Lois Romero Enciso

    Wow!! Sorprendente!! aunque no debería sorprenderme pues bien sabido es, que la música 🎼 tiene magia y puede transmitir una serie de diversos sentimientos que canalizarlos positivamente logra uno de esos resultados de este pequeño. Felicidades a El y a sus padres por su apoyo, porque son ellos tal vez el resultado hubiera sido otro.🎹🎸🎻🎷🎼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *